miércoles, 12 de enero de 2011

Un nuevo comienzo


Hace muchos días que no me asomo por aquí. Me pregunto si alguien lee lo que escribo. De todas maneras, volver a leer cada entrada me ayuda mucho a seguir mi camino cuando siento que me detengo. O a enderezarlo cuando comienzo a tomar un desvío de la ruta que Dios ha trazado para mi vida.

Ha comenzado un nuevo año, y aunque deseo seguir escribiendo, ya no quiero ser yo quien dirija el lápiz, la tecla, ni siquiera mi mano. La página está en blanco y lo único que anhelo es que Dios me lleve a escribir una nueva historia. De amor, de triunfo, de momentos llenos de Su gracia. No quiero escribir líneas con temor, o inseguridad, ni con fracasos llenos de dolor que después quiera borrar y que ensucien el hermoso dibujo que El quiere hacer en mi vida.

No sé que es lo que trae el nuevo año, pero estoy segura que dentro de Su voluntad, veré cumplidos los propósitos para los que fui creada, y al ser obediente, seré bienaventurada.

Quiero deleitarme en El, y en el pensamiento que soy valiosa para El, que Su amor no me dejará apartarme de Su lado. Escucharle decir: "Levántate, oh amiga mía, hermosa mía, y ven. Por que he aquí ha pasado el invierno, se ha mudado, la lluvia se fue; se han mostrado las flores en la tierra, el tiempo de la canción ha venido..." (Cantares 2:10-12) Y que yo pueda responder: "Yo soy de mi amado, y conmigo tiene su contentamiento" (Cantares 7:10) Sabiendo que soy aceptada en El sin importar por lo que haya pasado. El se gozará sobre mi con alegría,callará de amor y se regocijará sobre mí con cánticos! (Sofonías 3:17)

No hay comentarios: