miércoles, 8 de septiembre de 2010

Pies de cierva en Lugares Altos

Cuando comencé este blog mencioné que estaba leyendo un libro que se llamaba "Pies de cierva en lugares altos" Es libro es una alegoría que representa el peregrinaje que cada uno de nosotros debe dar antes de que logremos vivir en los lugares altos.

La autora del libro es Hannah Hurnanrd; y el personaje principal es Miedosa, quien decide comenzar su peregrinaje espiritual a través de los lugares difíciles con sus dos compañeras Pena y Congoja. El libro representa ese ahhelo de los hijos de Dios para recibir la dirección hacia nuevas alturas de amor, gozo y victoria.

Veo hacia atrás y me doy cuenta de como Dios me trajo por esos lugares: el desierto, las costas de soledad, el viejo muro del mar, el precipicio de la injuria, los bosques de peligro y tribulación, la interminable niebla, el valle de la pérdida, el lugar de la unción, las inundaciones y la sepultura en las montañas. A medida que pasé por peligros en cada uno de estos lugares, vencí con Su ayuda mis peores miedos hasta que por fin llegué a los Lugares Altos y recibí, al igual que Miedosa, un nuevo nombre.

El nunca me consideró como era yo en realidad, lisiada, débil, torcida y cobarde. El me vió de la forma que sería cuando cumpliera lo que había prometido y me trajera a los Lugares Altos, valiente y transformada por el amor de Dios.

"Apresúrate, Amado mío en las alturas,
Y sé semejante al corzo o al cervatillo,
Sobre las montañas de los dulces aromas,
Y en los lugares altos donde estás conmigo;
Te seguiré con los hermosos pies de cierva;
como cuando ésta va detrás del ciervo,
A los lugares llenos de abrojos y de piedras,
pues ir donde tú vayas es todo lo que anhelo"
(Cantar de los Cantares)


No tengo palabras para expresar mi gratitud hacia mi eterno Pastor, quien es mi fortaleza, ya hecho mis pies como los de las ciervas, y por las alturas me hace caminar... (Habacuc 3:19)

sábado, 4 de septiembre de 2010

Mi seguridad en El


Hace unos días recibí un mensaje que me hacía recordar por qué el Señor es mi seguridad. Cada una de estas razones son como una especie de llave que he decidido utilizar para abrir mi corazón a la Palabra de Dios, y no dejar entrar los pensamientos que el enemigo quiere poner en mi mente para hacerme creer lo contrario a lo que Dios dice de mí.

-No tengo que buscar mi valor en otras personas por que El me lo da gratuitamente.

-Voy a recordar que El es mi fortaleza y que mi corazón está seguro en El.

-Mi confianza no puede ser sacudida por que El es quien me la dá.

-No tengo que fundamentar mi valor de la manera que el mundo me lo dice, sino debo construirla en El.

-Cuando estoy dudando de quien soy o lo que necesito hacer, voy a dejar que sea El quien me levante.

-Protegeré mi mente y corazón de las mentiras del enemigo y tendré la victoria en Jesucristo.

-No debo temer lo que la gente piensa de mí pues sé quien soy en El.

-Alabo a Dios por que mi seguridad en El me lleva a la felicidad y a vivir una vida plena, que la recibo también de El!


Salmo 5:11
Pero alégrense todos los que en ti se refugian; para siempre canten con júbilo, porque tú los proteges; regocíjense en ti los que aman tu nombre.

miércoles, 1 de septiembre de 2010

Libre para El!



Un mes más finalizó ayer, y aún estoy sorprendida de la manera en la que Dios cerró un círculo que yo no había sido capaz de cerrarlo con mis fuerzas. No sé ni siquiera como describirlo aquí. Solo sé y puedo proclamar que las promesas de Dios son ciertas, que El promete lo que cumple si tan solo nosotros creemos en Su Palabra y en Su justicia, y nos rendimos totalmente a El.

Tuve que renunciar a mí misma, a mis sentimientos, a mis pensamientos, a mis propias decisiones y escogí Su voluntad. Y aunque esa rendición fue increíblemente difícil, yo sabía en mi corazón que era lo único que iba a poder sacarme de ese estado de inmobilidad, de estancamiento, y a veces hasta de retroceso en mi caminar con Dios.

Ahora veo como El me trajo de la mano, la manera como Su amor estuvo conmigo, he conocido el celo de Su espíritu por el mío, que no iba a soltarme nunca, porque le pertenezco. Y todo ha valido la pena! Entonces El me trajo a memoria la palabra que me dio hace un año, cuando pedí Su ayuda para comenzar este proceso:

"Si tu dispusieras tu corazón, y extendiereis a él tus manos; si alguna iniquidad hubiere en tu mano, y la echares de tí, Y no consintieres que more en tu casa la injusticia, entonces levantarás tu rostro limpio de mancha. Y serás fuerte, y nada temerás; Y olvidarás tu miseria o te acordarás de ella como aguas que pasaron. La vida te será más clara que el mediodía; aunque oscureciere,será como la mañana. Tendrás confianza, por que hay esperanza.." (Job 11:13-18)

No hay amor más grande, no hay nadie que pueda ocupar el lugar que solo le pertenece a Jesucristo en nuestros corazones, no hay nadie que nos ame de la manera que El lo hace. Y solo puedo decir con todo mi corazón: "me libró, por que se agradó de mí…" (Salmo 18:19). Sólo quiero seguir agradándole a El! Soy libre para El!