domingo, 4 de julio de 2010

Las sorpresas de Dios



A Dios le gusta mucho sorprenderme, El sabe que a mi me encantan las sorpresas y la semana pasada tuve una enorme!

Recibí un reconocimiento por mi trabajo, y aunque ya había recibido algunos otros y siempre fueron una inmensa alegria, éste era totalmente inesperado pues no creí que pudiera recibirlo por segunda vez.

Tuve deseos de llorar, por que me dí cuenta que inmerecidamente, Dios nos manda regalos inesperados, solamente por que a El le complace hacerlo. Siempre he hecho mi trabajo por que es mi responsabilidad. Dios sabe que en mi corazón no he esperado reconocimientos, tan solo he tratado de obedecer lo que manda su Palabra, que todo lo que hagamos lo debemos hacer como para Dios y no para los hombres. Por supuesto que el hacer mi trabajo de manera responsable me permite ganar un salario y además es parte de mi testimonio como hija de Dios. Pero de eso a ser reconocida y tener un par de privilegios por ello, es mas de lo que puedo pedir o esperar!

Y unicamente puedo decirle: Gracias! no tengo mas palabras para agradecer el amor que El ha puesto sobre mi vida. Y El siempre me recuerda que todo regalo perfecto viene de El, que es en quien no hay mudanza ni sombra de variación - Stgo. 1:17-
El sigue siendo el mismo de ayer, de hoy y de siempre. Podemos confiar en Su fidelidad, bondad, misericordia y gracia.

Y nos dá los regalos que El quiere, cuando lo desea. Aunque no podamos comprender la razón para ello. El es bueno, todo el tiempo!

No hay comentarios: