jueves, 27 de mayo de 2010

Yo soy de mi amado y mi amado es mío (Cantares 6:3)


Creo que cuando uno escribe en un blog -cualquiera sea su naturaleza- transmite pensamientos, sentimientos, y en general quien lo lee puede llegar a conocer un poco a la persona que escribe. Yo espero que en todo lo que yo escribo pueda manifestar el inmenso e incomparable amor de Dios hacia mi vida.

Quizá voy a pasar repitiendolo una y otra vez, pero es que nunca lo habia sentido de esta manera. Y no es verdad que al estar enamoradas únicamente queremos hablar del ser amado por que es lo que apasiona nuestra alma y nuestro corazón? Claro, para llegar hasta aqui y poder experimentar ese gozo inexplicable, esa intimidad con aquel que me ama mas profundamente que cualquiera que pueda encontrar en esta tierra, he pasado muchos procesos, que pude identificar cuando leía un libro que habla precisamente de esa travesía espiritual como creyentes, y la manera que se desarrolla nuestra relación con Dios a medida que transitamos por el camino hacia la madurez espiritual. Quiero compartirlo en este sitio por que estoy segura que alguna mujer se identificará en cualquiera de estos niveles de relación con Dios, que encontramos en muchas metáforas en la Palabra de Dios.

En primer lugar, la relación Alfarero/Barro - (Isaias 64:8 "Nosotros somos el barro y tu el alfarero, todos somos obra de tus manos")Cuando llegamos por primera vez a Cristo, nuestra vida espiritual no tiene forma. Somos trozos de barro a quienes el alfarero moldea y transforma,pero no podemos expresarle la respuesta de amor hacia El. No experimentamos ninguna clase de intimidad profunda si permanecemos en este nivel de relacion porque el valor de un trozo de barro se basa en el uso que se le puede dar. Debemos dejar que El moldee nuestra vida para convertirnos en vasos de honra, pero no debemos quedarnos estancados ahi.

La relacion Pastor/Oveja. La parábola del buen pastor en Juan 10:1-18 describe claramente la manera como Dios se ocupa de su pueblo como un pastor de sus ovejas. Personalmente, siempre me sentí como esa oveja perdida por quien El dejó a las otras 99 para ir a su rescate. Me he sentido alimentada y protegida. Sin embargo, las ovejas no pueden compartir los sueños y esperanzas del pastor. Y Dios quiere darnos mas que comida y agua.

La relación Amo/Siervo: Los siervos viven en la misma casa del amo y pueden conversar con él, sobre todo sobre asuntos de trabajo. El siervo disfruta de una relación más intima, que encontramos en la parábola de los talentos (Mateo 25:14-30). Pero sucede que el valor de un siervo se basa en lo bien que puede ejecutar la voluntad de su amo, y aunque es importante que sirvamos a Dios de todo corazón y hagamos su voluntad, Dios sigue anhelando un nivel de intimidad aun mayor con nosotros.

La relación Amigo/Amiga: En una amistad, el amor y la preocupación mutua es la base para esa relación. En Juan 15:15 Jesus les dice a sus discípulos sobre este nivel mas profundo de intimidad que tenia con ellos. Dios desea ser nuestro amigo,nuestro confidente personal. Sin embargo, por mas cercanas que sean dos amigas, la sangre siempre será mas fuerte que cualquier otro vínculo.

La relación Padre/Hija. Cuando entendemos que no somos simplemente barro, la oveja,la sierva, ni siquiera la amiga de Dios, sino tambien su propia hija, es cuando experimentamos una tremenda sanidad de las heridas y desilusiones de nuestra niñez. Es hermoso darnos cuenta que El nos ama, no por lo que hacemos, sino por lo que somos como sus hijas. Y mi espíritu clama ¡Abba!¡Padre! (Gálatas 4:4-6)

La relacion Amado/Amada: es la conexión más íntima de todas. Cuando una mujer se enamora, el centro de su vida y sus prioridades cambian y todo lo demas pasa a un segundo plano, lo principal es su relación de amor. Dios quiere que nos enamoremos hasta lo más profundo de El, que nos deleitemos solo con estar en Su presencia, que lo conozcamos y que nuestras prioridades esten alineadas con Sus deseos.

He pasado cada una de esas etapas, y a lo mejor voy a seguir siendo barro, oveja, sierva, hija. Pero por sobre todas las cosas, soy Su amada, por que El es el mío, el que ama mi alma, el que me dice que soy hermosa y que no ve en mí mancha, por que ya fui lavada con la sangre de Jesus. Y quiero que todos los dias de mi vida cautive mis sentimientos, mis pensamientos, que mi amor sea solo para El. El deseo de mi corazon es caminar con El, deleitarme en El siempre! Quiero perseguirlo con la misma pasión con la que El me ha perseguido todo el tiempo...y que tenga conmigo todo su contentamiento (Cantares 7:10),