domingo, 9 de mayo de 2010

La batalla por dar vida...


Y llamó Adan el nombre de su mujer, Eva, por cuanto ella era madre de todos los vivientes. (Genesis 3:20)
Todos sabemos lo que pasó en el jardín del Eden, todos conocemos la historia de la serpiente, que era mas astuta que todos los animales del campo creados por Dios, que se acercó a Eva y le dijo: Con que Dios ha dicho....? y el corazón de ella fue confundido con esas palabras que pusieron duda, confusión y engaño.

Y pienso en como hasta nuestros dias el enemigo de nuestras almas viene a nosotras susurrando las mismas palabras, con la misma intención de engañarnos y distorsionar la Palabra que Dios ha dicho a nuestros corazones.

Que es lo que esta escrito en nuestros corazones? la verdad de Dios o la mentira del diablo? Temblamos delante de él, inseguras, temorosas,y comenzamos a guardar los pensamientos que no somos suficientes, que no somos agradables, que no hacemos las cosas que tenemos que hacer de la mejor manera... y pareciera que nunca vamos a cumplir las expectativas que exigimos de nosotras mismas.

Y siendo madres, hijas de Eva, la misma serpiente nos ataca con la misma pregunta que le hizo a ella: Con que Dios ha dicho...?? y se nos olvida lo que El ha dicho sobre nosotras: que somos aceptadas, que somos perdonadas, que NO somos condenadas y que El es nuestro todo suficiente... queremos ser mujeres perfectas y nos frustramos al darnos cuenta que no podemos cumplir con los requisitos para llegar a ser consideradas como tales. Y pensamos que hemos fallado!

Y entonces me doy cuenta el porqué el enemigo lanza esos dardos a nuestra mente: por que las mujeres somos productoras y al igual que Eva, dadoras de vida, por que es por medio de nosotros que un niño entra a este mundo, por que somos un canal de la bendición de Dios. Satanás sabe que somos una puerta a la vida, y lo unico que quiere es usarnos para también él entrar a nuestras vidas y las de aquellos que amamos, solo para robar, matar y destruir.

No olvidemos que hay una enemistad especial entre las mujeres y el enemigo (Génesis 3:15), él nos busca siempre para tener conflicto, para robarnos bendiciones. Las mujeres somos las criaturas más vulnerables a su ataque. Por lo tanto, estemos en guardia, siempre! Vayamos al frente por nuestros hogares, por nuestros hijos y por sus generaciones venideras.

Y para aquellas mujeres que sienten que no han sido "suficientes" por que no han podido llevar en su vientre un hijo, recordemos que somos portadoras de vida en todo lo que hacemos, sobre todo si lo que podemos brindar a los demas es a Cristo, quien es el camino, la verdad y la VIDA. No permitas que el enemigo se interponga entre tú y la tarea que Dios te ha dado de ser dadora de vida... en Su Nombre!

No hay comentarios: