viernes, 21 de mayo de 2010

Nací princesa y tendré mi corona!



Esta noche asistí a una cena de despedida de la oficina. Había música en vivo y de repente comenzaron a repartir sombreros festivos, pelucas de papel, corbatas brillantes, y otros accesorios para hacer ruido al son de la música. Entonces ví a unas amigas luciendo unas hermosas coronas con sus piedras de colores, y me parecieron bellisimas a pesar que eran plasticas y de pura fantasía.

Comencé a pedir una, parecía una niñita suplicando un juguete, e inmediatamente me la dieron, me la puse sobre la cabeza y me sentí como una verdadera Princesa!

Y si, imaginaron bien. En mi corazón Dios me afirmaba que soy Su Princesa, hija amada de ese Rey de Reyes que es el Soberano del universo! Y luego pensé en esa corona de vida que quiero recibir cuando llegue a Su presencia, no quiero pedírsela, espero que El me llame a recibirla. Y como dice la canción de Marcos Vidal: No me importa el color.... por que sé que será hermosa! Y salí de ese lugar luciendola, tratando de imaginar como va a ser ese momento...y la emoción que voy a sentir al tenerla sobre mi cabeza, frente a la mirada complacida de mi Padre Celestial...

"Bienaventurado aquel que soporta la tentación, porque cuando haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida que Dios ha prometido a los que le aman.." (Santiago 1:12)

No hay comentarios: