lunes, 14 de enero de 2013

Propósitos de año nuevo...

Escribo esta nota un poco tarde, se supone que los propósitos de año nuevo se hacen antes que termine el anterior o en los primeros días del que comienza. En realidad desde hace rato tenía la idea en el pensamiento, pero no había podido ponerla en letras y frases coherentes. Trataré que así sea ahora…

No recuerdo que al cumplir mis 30 o 40 años haya tomado tan en serio el hecho de hacer “borrón y cuenta nueva”, o como dice por ahí don Pablo Coelho, cerrar círculos, o concluir pasajes de mi vida y comenzar otros. Mucho menos en otros cumpleaños intermedios, a los que no les prestamos mucha atención o estamos demasiado jóvenes y no hemos experimentado la vida y sus fracasos, muchas veces consecuencia de nuestras decisiones equivocadas. Pues resulta que ahora sí lo he pensado mucho, y en serio. Le pedí a Dios que me ayudara a identificar y cambiar en mí aquellas cosas que no eran de edificación para mi misma ni de bendición o ayuda para otras personas. Y siempre resonaba en mi mente la palabra DETERMINACION. Entonces busqué el significado de este vocablo que usamos siempre que queremos comenzar una dieta, o un régimen de ejercicios o cualquier hábito que pensamos adoptar. Decimos que “estamos determinados en hacer esto o aquello”. Y encontré lo siguiente:

DETERMINACION 1. Decisión, resolución. 2. Osadía, valor, atrevimiento 3. Establecimiento de los límites de una cosa.

Me dí cuenta entonces del porqué mi pensamiento se dirigía siempre a esa palabra. Entendí que si yo reconocía lo que quería cambiar, debía tomar una decisión y permanecer en ella, que eso requería mucho valor de mi parte, lo cual me exige poner límites a personas o cosas que me destruyen o dañan de alguna manera. Entonces decidí seguir ahondando en este pensamiento… y busqué el significado de DECISION.

Esto fue lo que me dijo el diccionario: 1. Resolución o determinación de algo dudoso. 2. Firmeza de carácter. Creo que íbamos entrando en materia, por que para ser determinada en hacer lo que quiero, debo mostrar esa firmeza de carácter que me permita mantenerme sobre esa decisión sin dudar que estoy haciendo lo correcto. Y ustedes saben que el diccionario siempre pone al lado palabras derivadas o relacionadas, así que me llevó a la próxima: DECISIVO. Lo cual significa: 1. Definitivo 2. Fundamental, de trascendentales consecuencias.

Ví el camino más claro aún. Al ser DETERMINANTE en tomar una DECISION, ésta tiene que ser definitiva por que estoy convencida que traerá consecuencias muy importantes a mi vida. (Y aquí sonrío, por que sé que son buenas) Entonces pensé en lo DIFERENTE (Sinónimo de DISTINTO, DIVERSO) que va a ser mi vida desde este momento – y vuelvo a sonreír- . En este momento la letra “D” ya me resonaba como campana en mi pensamiento. Y continué entonces buscando más palabras que me ayudaran a completar este propósito para mi nuevo año y que estuvieran relacionadas.

Aunque no quiero hacer esta nota más larga, solo voy a concluir con las otras tres que encontré: DELIMITAR, DEJAR, DEPENDER Y DELEITE.

La primera me habla nuevamente de ser DETERMINANTE a la hora de establecer límites a todo lo que estorba el camino que me lleva a Dios y a bendecir a las personas que amo y me aman. La segunda, también debo DEJAR atrás o a un lado todo aquello que destruye o empobrece mi espíritu, mi alma y mi cuerpo, que son regalos perfectos que he recibido. Aquí incluyo malos hábitos, recuerdos y pensamientos dañinos y el hecho de que a veces he cambiado las prioridades y he dejado a Dios y Su Palabra en segundo plano. La cuarta, creo que la más importante: que mi vida completa DEPENDA únicamente de ese DIOS bueno, fiel, justo, soberano, lleno de misericordia y gracia para mi vida. Nada va a llenar ningún vacío, ninguna necesidad, El llenará todo como lo ha hecho hasta hoy. Y entonces, sin duda alguna, mi DELEITE será solo El. Y encontraré mi placer, mi satisfacción y gozo en Aquel que ama mi alma y tiene planes perfectos para mí desde antes de la fundación del mundo.

Suena difícil? Quizá sí, si pienso hacerlo sola, con mis fuerzas y voluntad. Pero Dios me ha dicho que en mi debilidad, El es el fuerte, que debe bastarme Su gracia (2ª. de Corintios, 12:9) Entonces, de donde vendrá mi socorro? Mi socorro viene del Señor que hizo los cielos y la tierra. (Salmos 121. 1-2) Dudo que viva otros 50 años… pero sí estoy segura que todo lo demás, lo que mi corazón desee y anhele, me será concedido si me DELEITO primero en el Señor y en Su Palabra (Salmo 37:4).

Que su nuevo año sea lleno de mucha bendición. El mío ya lo está siendo a Su lado!

No hay comentarios: